Consejo de Administración

Las prohibiciones y las incompatibilidades en los Consejos de Administración

Desde el punto de vista jurídico, el vocal del Consejo de Administración tienen el estatus de administrador. Una de las consecuencias más importantes y directas que se derivan de esto es que los vocales se someten al mismo régimen de prohibiciones e incompatibilidades que los administradores porque están sujetos a sus mismos requisitos legales.

Por lo tanto, un vocal no puede actuar de forma independiente, sino que debe ajustarse al régimen del Consejo de Administración en cuestión. Esto es así porque es al Consejo al que le corresponde ejercer la representación y la gestión de una sociedad. Sin embargo, a los vocales sí se les pueden delegar algunas facultades relacionadas con la gestión y la representación.

La sociedad responderá por el vocal del Consejo de Administración

Resulta importante tener en cuenta que una sociedad deberá responder ante un tercero en el caso de que uno de sus vocales se haya excedido en sus funciones más allá del objeto social de una empresa.

La clave, en este supuesto, será que el tercero haya actuado de buena fe, lo que implica que se deba probar la falta de diligencia por parte del vocal. Sobre el Consejo de Administración recaerá el poder de decisión para ratificar los actos en los que el vocal del Consejo de Administración haya excedido los poderes que se le han confiado.

De esta manera, las principales incompatibilidades de un vocal del Consejo de Administración serán las que excedan al marco del estatuto jurídico en el que se debe desenvolver esta figura.

Como hemos señalado, como el vocal del Consejo de Administración tiene estatus jurídico de administrador, le son también de aplicación las prohibiciones e incompatibilidades que recoge la Ley de Sociedades de Capital.

En concreto, en su artículo 213, que puntualiza que un vocal Consejo de Administración deberá dar un paso al lado por incompatibilidad si se trata de un menor de edad no emancipado, está judicialmente incapacitado o se encuentra inhabilitado por una sentencia judicial.

De igual manera, tendrán que apartarse los condenados por delitos contra la libertad, el patrimonio, el orden socioeconómico, la seguridad colectiva o por cualquier otra falsedad.

Asimismo, también incurrirán en incompatibilidad los vocales que, por razón de su cargo, no puedan ejercer el comercio y los funcionarios al servicio de la administración pública (con funciones a su cargo que se relacionen con las actividades propias de las sociedades de las que se trate), los jueces o magistrados y demás personas afectadas por una incompatibilidad legal.

Un vocal Consejo de Administración no debe buscar el provecho propio desde el cargo

Otro aspecto de capital importancia es el que tiene que ver con los conflictos de interés que los consejeros tienen la obligación de declarar. La Ley de Sociedades de Capital recoge estos principios bajo el epígrafe de “deber de lealtad”.

Así, un vocal o administrador no podrá valerse de su condición en un Consejo de Administración para buscar el beneficio personal. Por ello, la ley le obliga a comunicar a la compañía en cuestión las situaciones que pueden producir un conflicto. La legislación recomienda a los interesados que esta comunicación se lleve a cabo de forma documental para que, de esta manera, pueda ser incluida en la memoria y tenga un carácter vinculante.

Por ejemplo, un caso flagrante de conflicto de interés sería sacar provecho personal de las oportunidades de negocio de la sociedad o hacer uso de los activos sociales de una sociedad.

Diligent proporciona una herramienta que puede utilizarse para este fin, es decir, declarar conflictos de intereses. Diligent Board Evaluations sirve no solo para realizar las evaluaciones anuales del Consejo de Administración y del rendimiento de los miembros del Consejo, sino también para declarar conflictos de intereses. El proceso para esta declaración es simple y puede realizarse en unos pocos clics, ya que los administradores de la herramienta pueden rellenar el formulario para que el consejero o el vocal del Consejo de Administración solo tengan que firmar la declaración de conflicto de interés.

Si le interesa saber más sobre Diligent Board Evaluations o cualquiera de nuestros productos, solo tiene que rellenar el formulario en esta página para que uno de nuestros representantes se ponga en contacto con usted.

Como ha podido ver, la normativa sobre las prohibiciones e incompatibilidades para los vocales de los Consejos de Administración es muy clara, por lo que no debería haber problemas para que el Consejo de Administración pueda garantizar el cumplimiento con esta normativa.

BLOGS DESTACADOS