Ciberseguridad

Plan de acción, lo mejor para solucionar un ataque cibernético al Consejo de Administración

El mundo avanza a pasos agigantados y lo hace a caballo de la digitalización. Tal y como hemos tratado en anteriores ocasiones, tan importante es montarse a sus lomos como invertir en mecanismos de defensa ante las amenazas que la digitalización trae consigo. Una de ellas es el ataque cibernético, algo que existe y que, en cualquier momento, puede afectar a su empresa.

Por ello, como usted, todo Director Informático que se precie debe contar con un plan de acción y reacción ante un, más que posible, ataque cibernético. El objetivo de dicho plan es disponer de las estrategias y mecanismos necesarios para que los efectos del eventual ataque cibernético sean lo menos dañinos posibles. En los siguientes apartados, le explicamos todo lo que debe tener en cuenta para preparar este plan de acción.

Riesgo latente a un ataque cibernético, ¡es algo serio!

Según el Informe Anual del Gobierno Corporativo para 2017, la digitalización ha sido una de las prioridades identificadas por varias empresas. La razón principal es el riesgo a ser víctimas de un ataque cibernético, que es cada vez más alto. Parece contradictorio, pero no, con una mayor digitalización, menor es el riesgo de que un ataque descalabre su empresa.

Ese mismo año, sociedades de todos los sectores empezaron a identificar cuestiones relativas a la ciberseguridad como un must al que prestar atención para el correcto funcionamiento de sus negocios.

Se denominan ciberataques a todos aquellos softwares y filtraciones que generan situaciones de riesgo. De todos los tipos de ataque cibernético que existen, los más frecuentes son el espionaje industrial, el fraude económico, el terrorismo e, incluso, aquellos que derivan en fallos en los sistemas informáticos, según recoge el citado informe de 2017.

Además de ellos, el ataque de ransomware, a escala internacional, de mayo de 2017, está considerado como la gota que colmó el vaso. Dicho de otra manera, este ciberataque fue el que marcó el punto de inflexión para que las empresas se preocuparan e interesaran en tomar medidas efectivas contra estas dañinas amenazas. Sí, al ransomware le debemos que la ciberseguridad se identifique, por fin, como un asunto de la mayor relevancia.

A partir de ese suceso, se ha disparado la conciencia de que sufrir un ataque cibernético desvela todo tipo de información confidencial y propia de las empresas, algo que tiene consecuencias nefastas en todo lo vinculado con los objetivos de rentabilidad y crecimiento. Debido a ello, también se han convertido en máxima prioridad las políticas proteccionistas y de consolidación fiscal.

En definitiva, se puede decir más alto, pero no más claro: sufrir un ataque cibernético afecta, de forma directa, a sus activos, lo que puede llegar a paralizar, tanto en el medio como en el largo plazo, sus operaciones.

Mejor prevenir que curar, también en lo referido a la amenaza de ataque cibernético

Tal como subraya el Informe Anual del Gobierno Corporativo para 2017, sufrir un eventual ataque cibernético ya está catalogado como riesgo ante la fuerte competencia empresarial.

Como suele decirse, tanto en la vida como en los negocios, más vale prevenir que curar. En este caso, la prevención pasa por haber diseñado estrategias y disponer de la tecnología necesaria para solucionar, de manera satisfactoria, cualquier ataque cibernético.

Pues bien, lo que separa el éxito del fracaso en estas operaciones es el grado de rapidez con el que se hace frente al ciberataque. La rapidez está directamente relacionada con la prevención, puesto que si existe un plan de acción trabajado y al alcance del Director Informático y su equipo, los efectos del ataque cibernético se reducen a la mínima expresión.

La responsabilidad de diseñar un eficiente plan de acción recae sobre el Director Informático, por razones de competencia laboral, y sobre el Consejo de Administración, por razones derivadas de sus funciones de gobierno de la empresa.

¿Qué debe aparecer, sin duda, en todo plan de acción? Para empezar, es importante que se divida el plan en dos períodos: previo al eventual ataque y el plan de choque, una vez la intrusión se haya producido.

En el primer grupo, se encuentran medidas como reforzar la seguridad del acceso a los ordenadores con contraseñas fuertes y diferentes, ofrecer una formación a los empleados sobre los posibles ataques cibernéticos a los que se pueden enfrentar y ponerles a prueba con ataques realizados por el departamento informático.

Pero, aquello que le garantiza la mayor seguridad es disponer de una herramienta sin fisuras de seguridad, como sucede con los productos de Governance Cloud de Diligent. Además, precisamente, gracias a Governance Cloud de Diligent, su empresa estará ya protegida de cualquier ataque cibernético, dado que su tecnología la convierte en impenetrable.

¿Qué es Governance Cloud? 

Diligent ha desarrollado un conjunto de herramientas de gobierno corporativo para ayudarles a llevar a cabo dichas responsabilidades de forma precisa y eficaz. Governance Cloud incluye los siguientes productos:

Diligent es el proveedor perfecto para consejeros, directivos y asesores, ya que evoluciona a medida que evolucionan las necesidades de digitalizar los procesos de gobierno de corporativo. Todas nuestras herramientas permiten a las empresas conseguir un ecosistema de gobierno corporativo completamente digitalizado e integrado para mitigar riesgos como los ciberataques, planificar el crecimiento estratégicamente y, en última instancia, gestionar su empresa de manera óptima.

DESCUBRA MÁS

Si prefiere recibir información personalizada sobre nuestros productos, solicite una demostración aquí y uno de nuestros representantes en España se pondrá en contacto con usted para presentarle nuestros productos según las necesidades del órgano de gobierno corporativo al que pertenezca.

BLOGS DESTACADOS