Consejo de Administración

Órganos directivos de una empresa: las responsabilidades del Consejo de Administración frente a la Junta de Accionistas

El Consejo de Administración es un órgano directivo de la empresa, pero no el único. De hecho, los negocios poseen una estructura de organización en la que se pueden distinguir con facilidad cada uno de los órganos directivos.

Dependiendo de su nombre, disponen de una serie de funciones y responsabilidades propias, lo que ayuda a disminuir las consecuencias negativas, así como la confusión en los roles de la empresa.

Cada órgano directivo de la empresa, bien estructurado, esencial para el funcionamiento de la misma

Contar con una adecuada estructuración en cada órgano directivo de la empresa ayuda a sentar las bases para incrementar el compromiso con la organización y la creación de vías eficaces para la resolución de problemas.

El equipo directivo tiene la función de gestionar la compañía. Sus miembros son responsables de varios departamentos y deben velar para la consecución de los objetivos que la organización haya marcado.

En empresas pequeñas, resulta habitual que el presidente y el director sean la misma persona, pero no será siempre así, ya que el presidente encabeza el gobierno corporativo, que se encarga de las estrategias generales, y el director ejecutivo es quien representa a la administración de la empresa.

Por su parte, el Consejo de Administración es el órgano directivo de la empresa que ostenta el poder real de dirección. La creación de un Consejo de Administración se cimienta en su contribución al éxito del negocio, ya que ayuda a mejorar la toma de decisiones y reduce los riesgos que se asumen.

Entre las funciones de un Consejo de Administración cabe destacar la determinación de las políticas, estrategias, normas y criterios de organización y administración. Asimismo, el Consejo es el encargado de elaborar y desarrollar los programas de optimización de recursos y la prestación de servicios.

Como consecuencia, deberá coordinar la planificación financiera y autorizar la contratación de créditos, así como la adquisición, enajenación, uso, aprovechamiento y garantía de los bienes inmuebles que integrarán el patrimonio de la compañía.

GOBIERNO CORPORATIVO MODERNO

Además de unos órganos directivos bien estructurados, es esencial contar con un gobierno corporativo moderno, que facilite las interacciones entre los diferentes órganos de gobierno y la transparencia. Descubra cómo puede lograr un gobierno corporativo moderno en esta página.

Más funciones para este órgano directivo de la empresa

El Consejo de Administración deberá revisar y aprobar los planes, presupuestos de ingresos, programas de trabajo, inversión y financiamiento de informes.

Además de ello, el presidente del mismo será el responsable de convocar y elaborar el orden del día, así como de presidir y coordinar las reuniones. Dentro de este órgano directivo de la empresa, existen diferentes tipos de consejeros como, por ejemplo, los dominicales o los independientes.

También, el Consejo de Administración se encarga de la creación de las Comisiones especiales, aquellas que se responsabilizan de tareas tales como nombramientos, remuneraciones, auditoría, dirección delegada o cualquier otra que el Consejo estime necesaria.

Por último, la Junta de Accionistas es el grupo de personas que, en conjunto, controla la propiedad de la empresa. Aquí deben estar representados todos los propietarios de acciones y su competencia es la de censurar la administración y gestión de la empresa, aprobar las cuentas del ejercicio anterior y resolver la aplicación del resultado del ejercicio.

El Consejo y la Junta de Accionistas

Los accionistas deben sentirse comprometidos con el proyecto empresarial y diferenciar los papeles de la propiedad y la gestión. El Consejo de Administración dispone también de algunas responsabilidades que deberá tener en cuenta frente a la Junta de Accionistas.

Entre ellas, este órgano directivo de la empresa deberá considerar y respetar la opinión y los intereses de los accionistas, así como las decisiones tomadas por la junta que los agrupa. También, será el responsable de convocar la Junta General de Accionistas.

Además, el Consejo de Administración deberá presentar el informe sobre el estado de las cuentas y la dirección de la empresa en la Junta General de Accionistas y controlar que los altos directivos realicen sus funciones. Si detectaran lo contrario, el Consejo estaría obligado a informar a la Junta de Accionistas, que tiene el poder de provocar que los altos directivos dimitan.

Por último y no menos importante, los accionistas pueden formar parte de este órgano directivo de la empresa como consejeros dominicales, en cuyo caso su función es la de representar a todos los accionistas y no solo a ellos mismos. Estos consejeros dominicales son personas ajenas a la gestión diaria de la compañía. En caso de que lo quieran, pueden delegar sus funciones en un profesional externo la representación de su participación.

Como ha podido comprobar, la función del Consejo de Administración va mucho más allá de ser un órgano directivo de la empresa, dado que, entre otras funciones, tiene que encargarse de controlar la labor ejercida por los altos directivos y de mantener una fluida relación con la Junta de Accionistas.

Esto último, siempre esencial, resulta imperativo cuando el Consejo detecta actividades indeseadas en los citados cargos, puesto que la Junta de Accionistas es la única que puede asegurar la salida de esos directivos de la empresa.

LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL DEL CONSEJO

Si es consejero y quiere ganar eficiencia para poder acatar todas sus responsabilidades de la mejor manera posible, encárguese de liderar la tranformación digital del Consejo y deje de perder tiempo revisando las diferentes versiones de los materiales de las reuniones. Lea nuestro libro blanco y descubra cómo puede digitalizar los procesos del Consejo de Administración y ser más eficiente.

 

BLOGS DESTACADOS