Gobierno corporativo

Por qué el Consejo tiene que priorizar todo lo relacionado con ESG (Environmental, Social and Governance)

Cuando escuchamos las siglas ESG, lo primero que nos viene a la mente son asuntos relacionados con el medioambiente, pero el término va mucho más allá, y parece que ha llegado para quedarse. Se trata de un paso más en el avance del buen gobierno corporativo y debemos decididamente tomar las riendas desde el Consejo de Administración.

De los principales riesgos identificados por el Global Risk Report del World Economic Forum en 2018, aquellos que se sitúan en el cuadrante que reúne alto impacto y alta probabilidad están casi todos relacionados con el medio ambiente. Por orden de probabilidad de ocurrencia en los próximos 10 años, los cinco primeros de la lista son: fenómenos meteorológicos extremos, desastres naturales, ciberseguridad, utilización fraudulenta o robo de datos, y fracaso en la adopción de medidas que mitiguen el cambio climático.

En un contexto con tantas incertidumbres el Consejo cobra un papel clave en asegurar la sostenibilidad de la empresa a medio y largo plazo. Los diferentes stakeholders, conscientes del reto que supone este escenario tan complejo, demandan cada vez más un compromiso con todos los asuntos relacionados con ESG: medio ambiente, responsabilidad social y buen gobierno corporativo. Es nuestra obligación con ellos y con la sociedad, dar respuesta desde el Consejo.

Los inversores institucionales están jugando un papel fundamental, al requerir cada vez más inversiones socialmente responsables. De esta forma, aseguran que su estrategia está alineada con sus principios, obtienen un mayor control de riesgos operativos, mejor reputación corporativa y mejor valor de la marca, promueven la innovación y dan respuesta a las inquietudes de una sociedad cada vez más concienciada con la sostenibilidad.

LIBRO BLANCO

La transformación digital también forma parte de los cambios que deben realizar las empresas para cumplir mejor con las practicas de ESG. Descubra en este libro blanco qué otros beneficios aporta la transformación digital del Consejo de Administración. Descárguelo aquí. 

Los cambios en la regulación para incluir ESG

Por otro lado, los reguladores se han hecho eco también de esta demanda y han empezado a demandar mayor transparencia en materia de información no financiera. Vamos a hacer un repaso de los principales asuntos que debemos vigilar desde el Consejo.

En primer lugar el Código de Buen Gobierno de sociedades cotizadas hace varias recomendaciones para promover los criterios ESG en la estrategia empresarial. Así establece que aquellas sociedades que elaboren un informe de RSC lo hagan público en su web con antelación suficiente a la Junta general de accionistas para darlo a conocer; que una comisión delegada del Consejo se ocupe de revisar la política de RSC, del seguimiento de la estrategia y prácticas de ESG, identificación de grupos de interés y sus expectativas y evaluación de riesgos no financieros; que dicha política de RSC identifique los objetivos, la estrategia, las prácticas concretas, métodos de seguimiento de sus resultados y vías de comunicación; o que se informe en un documento separado del informe de gestión de todos los asuntos anteriores relacionados con RSC.

Posteriormente, en diciembre de 2018, se aprobó la Ley de información no financiera y diversidad (Ley 11/2018) que obliga a determinadas sociedades que cumplan unos parámetros, a elaborar un EINF (estado de información no financiera) que formará parte del Informe de gestión. En el mismo se deberá incluir una descripción del modelo de negocio que incluya una descripción de riesgos, políticas, indicadores clave y resultados en varios ámbitos que forman parte esencial de la estrategia de la sociedad. Estos ámbitos son los relacionados con el medio ambiente, sociales y relativos al personal, corrupción y sobornos, derechos humanos y sociedad.

El cumplimiento al pie de la letra de la Ley nos enfrenta a una serie de dificultades significativas en la mayoría de los casos. Falta de información, confusión en qué hay que reportar o información de carácter sensible desde un punto de vista estratégico son algunas de las causas que hacen complicado llevarlo a la práctica.

¿Qué debe hacer el Consejo de Administración?

Desde el Consejo se hace imprescindible asegurarse que la información no financiera tiene la suficiente calidad y rigor. Debemos velar por que el EINF incluya aquella información que realmente es relevante de cara a nuestros stakeholders, que dicha información tiene los mismos controles que la financiera y está sujeta a revisión por terceros, que hemos tenido en cuenta aquellos aspectos que la CNMV ha anunciado son prioritarios, y sobre todo qué elementos de los que se ponen de manifiesto hemos de seguir de cerca, mejorar o cambiar, y cómo nos comparamos con nuestro sector, nuestra competencia o el resto del mercado.

Más allá de cumplir con nuestros stakeholders y con la regulación existente, el Consejo debe preocuparse porque la sostenibilidad esté realmente integrada en la estrategia de la empresa, y para ello hay que prestarle la atención adecuada.

EL GOBIERNO CORPORATIVO MODERNO CON DILIGENT

El gobierno corporativo moderno intenta solucionar problemas esenciales de los órganos de gobierno como son las faltas de visibilidad, de seguridad y de información. El gobierno corporativo moderno permite que los líderes puedan trabajar de un modo más eficaz, con procesos más eficientes y datos relevantes, dejando atrás a la competencia y aprovechando nuevas oportunidades con la ayuda de la tecnología adecuada. De este modo se logra un buen gobierno corporativo. Descubra más aquí. 

BLOGS DESTACADOS