Consejo de Administración

El presidente del Consejo de Administración en sus empresas

Como le comentábamos en un post reciente, el Consejo de Administración de una empresa es el órgano que se utiliza cuando la nómina de la organización tiene más de dos propietarios, para garantizar que las decisiones que se tomen en esta sean más democráticas y tengan en cuenta los intereses de todos los accionistas. Para esto, el papel del secretario y del presidente del Consejo de Administración son fundamentales.

Del papel de esa presidencia es sobre el que profundizamos en esta ocasión.

Todo lo que debe saber sobre el presidente del Consejo de Administración

Nombramiento

El presidente del Consejo de Administración es, junto con el secretario, uno de los dos encargados del funcionamiento correcto de este órgano.

La legislación española exige (Ia ley de Sociedades de Capital, para ser precisos) que el funcionamiento de los consejos se regule a partir de reglamentos internos. El nombramiento de su estructura funciona de la misma manera.

Por ello es importante que la empresa defina la manera en que nombrará a sus representantes. La estructura básica de este nombramiento debe tener un presidente y un secretario. Luego, dependiendo del tamaño de la organización, uno o dos vicepresidentes.

Funciones del presidente

La primera función del presidente es la de representar al Consejo de la empresa, tanto de manera interna como externa. Representa a la empresa y también debe ser el enlace con la dirección de la compañía. Por ello, es fundamental, en este punto, que domine los canales de comunicación con las partes.

El presidente también debe asesorar a la dirección y al consejo completo para tomar las mejores decisiones. Por tanto, el presidente es la cabeza y boca de su empresa.

Administrativamente, presidencia es quien convoca al consejo cuando es necesario. Una vez convocado, le dirige y modera para que la conversación y los acuerdos se tomen pensando en los intereses de todas las partes. Asimismo, el presidente debe definir espacios de reunión, agendar fecha y hora y, también, tomar firmas durante el encuentro.

Las decisiones que se tomen en estos encuentros deben ser validadas por el presidente. Por ello es que todo lo establecido en el libro de actas de la empresa debe llevar la firma presidencial. Y también, que el presidente tiene que regular la labor de la secretaría del consejo.

La presidencia también convoca a las Comisiones Delegadas y a las asambleas extraordinarias. En estos encuentros, debe velar para que las partes tengan la información suficiente y puedan tomar sus decisiones. Además, no se debe olvidar que el presidente también tiene el deber de evaluar la labor de la dirección general de la empresa y asegurar el buen manejo de la misma.

Mucho más que administrar

El presidente tiene una labor mucho más que administrativa, puesto que es la cara del Consejo de Administración ante el mundo y los accionistas. De hecho, es el encargado de convocar a la asamblea de accionistas y de hacerles frente. Esta función se realiza mediante la preparación del informe que muestre el verdadero estado de la empresa y de la inversión de cada parte. La presidencia define el rumbo y los objetivos empresariales cuya función, de todo el Consejo, recae principalmente sobre sus hombros.

Por ello, el papel del presidente requiere una actuación adecuada y responsable. Su representante debe ser prudente, estratégico y siempre proactivo, pues es quien convierte la visión de la empresa en una realidad. De ahí la importancia que debe darse a su nombramiento y al de sus vicepresidentes, quienes lo representarán en caso de ausencia.

Descubra en nuestro libro blanco algunas prácticas que los mejores consejos de administración usan para optimizar los procesos e incentivar la comunicación y colaboración entre los miembros del Consejo.

BLOGS DESTACADOS