Liderazgo empresarial

El futuro del trabajo tras la pandemia

Estos últimos años, cuando se hacía referencia a lo que se conoce como futuro del trabajo, se expresaba la preocupación, por parte de directivos, consejeros, y demás miembros encargados de tomar decisiones, de adaptarse a nuevos cambios como la búsqueda de talento, la entrada de nuevas generaciones, la movilidad laboral o la globalización.

Sin embargo, la mayoría de estas predicciones han pasado a un segundo plano este último año, a consecuencia de la pandemia que estamos atravesando. Y, precisamente por este motivo, conviene repasar cuáles son los desafíos que están complicando la vuelta a la “normalidad”.

Y eso es, precisamente, lo que se ha encargado de hacer Betsy Atkins, consejera de Diligent, que el pasado mes de abril compartió sus reflexiones acerca del futuro del trabajo tras la pandemia. A continuación, repasamos dichas conclusiones, y las comparamos con las preocupaciones que existían, hasta principios del 2020, en relación al futuro del trabajo.

Importancia de considerar el futuro del trabajo

Antes de compartir las principales reflexiones compartidas por Betsy Atkins, recordamos la importancia de dialogar acerca de la “vuelta al trabajo”. Eso sí, es importante que dicho diálogo se centre en cada sector y empresa de forma específica. Es decir, lo que se aplica a Facebook o Twitter, no tiene por qué aplicarse a su empresa o sector. De hecho, a estas organizaciones les suele interesar el trabajo a remoto, ya que pueden mantener un mismo (o parecido) nivel de desempeño, a unos costes mucho más inferiores.

Sin embargo, y como veremos más adelante, es probable que su empresa requiera otro enfoque. Por ende, la principal cuestión ha de ser el diálogo entre directivos, consejeros y demás miembros encargados de tomar decisiones.

Dicho esto, repasamos, ahora sí, las 5 reflexiones principales compartidas por la consejera de Diligent:

1.      El desafío que presenta la productividad

Las empresas intentan conocer el valor que aporta cada individuo, lo cual es una tarea bastante complicada. Aunque existen herramientas que permiten monitorear a los trabajadores, o, mejor dicho, herramientas de vigilancia destinadas a garantizar que los empleados no están comprando o navegando por Internet, sigue siendo bastante complicado conocer el valor que aporta cada empleado.

No obstante, esta preocupación, que se ha incrementado este último año a consecuencia del teletrabajo, ya era susceptible de debate antes de la pandemia.

2.      El impacto en la creatividad

A diferencia de la anterior reflexión, esta sí está estrechamente relacionada con la crisis que estamos atravesando. Como dijo Steve Jobs, y destaca Betsy Atkins en este post, “la creatividad proviene de reuniones espontáneas, de discusiones aleatorias. Te encuentras con alguien, le preguntas qué está haciendo, dices ‘Wow’ y, de pronto, estás elaborando todo tipo de ideas “.

En definitiva, el teletrabajo está impactando en la productividad, y está provocando un cambio de paradigma al hablar del futuro del trabajo: aunque sigue preocupando la incorporación de herramientas que faciliten la comunicación a distancia, es más prioritario tomar decisiones relacionadas con la vuelta al trabajo en persona.

3.      ¿Cómo abordar la resolución de problemas?

En línea con la reflexión anterior, Betsy Atkins destaca como la resolución de problemas es más rápida cuando las personas toman decisiones juntas, en una misma habitación. Por ende, esta es otra de las cuestiones que preocupan cuando se reflexiona acerca del futuro del trabajo.

Y, en comparación con los años anteriores a la pandemia, la principal preocupación en relación a la resolución de problemas no se derivaba de la necesidad de trabajar en una misma sala, sino de responder a las dificultades “provocadas” por la globalización.

4.      Importancia de maximizar el potencial de su capital humano

Hasta principios del año pasado, a las empresas les preocupaba la entrada en el mundo laboral de las nuevas generaciones. De hecho, hace unos años se estimaba que, para el pasado 2020, la “generación Y” representase alrededor del 50% de la población activa, y que para 2025 dicho porcentaje llegase al 75%.

Sin embargo, a día de hoy, la principal preocupación no es tanto la adopción de los nuevos puntos de vista, valores o estilo de los millennials, sino la maximización del capital humano.

En este sentido, preocupa principalmente la incorporación de nuevos empleados. Como destaca Betsy Atkins, la capacidad de transferir la visión, los valores y la cultura de la empresa se enseña mediante la observación, la colaboración y la tutoría que, en última instancia, permite una mejor y más rápida transferencia de conocimientos.

5.      Prestar atención a las normas de cada industria

Por último, y como ya adelantamos al principio del post, es importante adaptar la toma de decisiones a las necesidades de cada empresa y sector. Pregúntese: ¿cuáles son las normas de la industria en la que operan? ¿Eres una empresa de fabricación o de servicios? ¿Eres una empresa digital?

En definitiva, cada industria es diferente, por lo que las decisiones también deben serlo.

¿Ha pasado a un segundo plano la globalización?

Explicadas las cinco reflexiones principales compartidas por Betsy Atkins, puede parecer que otras cuestiones como la globalización, la búsqueda y retención de talento o el esfuerzo por frenar la ciberdelincuencia hayan pasado a un segundo plano. No obstante, ni mucho menos. De hecho, sigue siendo muy necesario mantener el foco en tales cuestiones.

Por último, y como destaca la consejera de Diligent, es necesario formular preguntas como las siguientes:

  • ¿Tiene la empresa suficientes datos del 2020 como para tomar las decisiones acertadas?
  • ¿Ha conseguido la empresa aprender y mejorar su eficacia gracias a la automatización de funciones?
  • ¿Consigue la empresa una ventaja competitiva cuando sus empleados trabajan juntos (en persona)?
  • ¿Ha mejorado la empresa en relación a la incorporación y preparación de nuevos empleados?

Todo ello, en vistas a adaptarse a la nueva realidad de la mejor forma posible. Y, por último, le invitamos a conocer, más en profundidad, las reflexiones compartidas por Satya Nadella, CEO de Microsoft, y Carmine di Sibio, Presidente mundial y CEO de EY, en relación al futuro del trabajo en el siguiente webinar organizado por Diligent y a leer la guía: El liderazgo en la era digital

BLOGS DESTACADOS