Gestión de crisis

Los efectos del COVID-19 en las empresas españolas y su gobierno corporativo

La crisis sanitaria que ha confinado a los habitantes del mundo entero nos ha pillado por sorpresa y va a cambiar nuestras vidas de ahora en adelante. Hemos tenido que adaptarnos rápidamente en la forma de trabajar, socializar y vivir en familia. Las empresas han sabido reaccionar, adoptando medidas de trabajo en remoto, aportando de forma solidaria sus cadenas productivas y sus recursos, acatando las medidas establecidas por el gobierno a través de unos cuantos reales decretos.

El RD-Ley 463/2020, de 14 de marzo fue el primero, por el que se declaró el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, otorgando al gobierno la capacidad de tomar medidas acordes a las necesidades que fueran surgiendo.

El 17 de marzo se aprobó el Real Decreto-ley 8/2020, con medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. En los artículos 40 y 41 se disponen las medidas extraordinarias aplicables a las personas jurídicas y al funcionamiento de los órganos de gobierno de las sociedades anónimas cotizadas.

Luego llegaron el Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo y el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo que nos trajeron medidas complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

No es el propósito de este artículo analizar el contenido de dichos RD, que nos fijan el marco de referencia para que las empresas desarrollen, o paren en su caso, la actividad.

DIGITALICE SU GOBIERNO CORPORATIVO PARA MINIMIZAR EL IMPACTO DEL COVID-19

Se ha vuelto imprescindible adaptar el teletrabajo a los órganos de Gobierno Corporativo. Por ello ahora más que nunca resulta clave para las empresas digitalizar su Consejo de Administración. Solicite una demostración para descubrir cómo asegurar que las sesiones de sus órganos de gobierno siguen llevándose a cabo sin interrupciones y minimizar así el impacto del coronavirus en su empresa.

Desde los órganos de gobierno se están analizando los distintos escenarios, se analizan posibles impactos, se toman medidas de urgencia, se establecen planes de contingencia, y se busca espacio para la solidaridad, para la contribución desinteresada y la aportación de su granito de arena.

El funcionamiento de los órganos de gobierno sigue en pie ahora más que nunca. La tecnología se pone al servicio de los mismos y las reuniones se celebran por videoconferencia. Los plazos se han alargado a través de los RD para facilitar su cumplimiento, pero la mayoría de las empresas están cumpliendo con sus calendarios sin problemas.

El buen gobierno corporativo está presente en las decisiones que se están tomando. Hemos visto numerosos casos en que frente a la tormenta económica que se avecina se toman decisiones que reducen las remuneraciones de los primeros espadas, como es el caso de Santander, Iberia, Caixabank, Inditex o Meliá entre otros. La cúpula de BBVA ha renunciado por completo a su remuneración variable.

Son también numerosas las empresas, especialmente en el sector financiero, que han decidido recortar o cancelar los pagos de dividendos, sacrificando la remuneración al accionista para conservar la liquidez como escudo frente a la pandemia. El Banco Central Europeo así lo ha solicitado para centralizar los esfuerzos en movilizar crédito para pequeñas empresas y familias. Santander, Caixabank y Bankia han sido de los primeros en anunciar sus cambios en la política de dividendos.

Las entidades financieras tienen por delante una oportunidad para lavar su imagen, denostada tras la crisis financiera del 2008, y convertirse en aliados a la hora de salir de la crisis. Van a representar un papel clave como dinamizadores de la economía. Algunas como Santander o BBVA ya han puesto en marcha la apertura de créditos y préstamos a pymes. Todas han reforzado sus servicios online, los pagos con tarjeta y las operaciones a distancia. Se están dando facilidades de pago para clientes particulares afectados por la crisis. Y cada día se adoptan nuevas medidas para contribuir a paliar los efectos económicos de esta situación.

Por otro lado, la industria pone sus capacidades también al servicio de las necesidades más acuciantes. SEAT ha trasformado la cadena productiva de su fábrica en Martorell para ponerse a fabricar y ensamblar respiradores para centros hospitalarios, tan necesarios en estos momentos. Inditex pone su capacidad logística y operativo al servicio de la lucha contra la pandemia facilitando la compra de material sanitario y fabricando batas y mascarillas desde sus cadenas de producción.  Son muchos los casos que se podrían contar como ejemplo de la solidaridad empresarial con la crisis.

Las pequeñas y medianas empresas también colaboran como pueden. Está claro que van a ser las más impactadas económicamente, y necesitan medidas de apoyo cuando llegue el momento de retomar su actividad. Por eso son clave las acciones anunciadas en los RD que se tendrán que ir perfilando y adaptando a las necesidades reales para reconstruir ese tejido empresarial clave en la economía española.

Aunque la incertidumbre nos acecha, hay que mantener cierto optimismo. En este momento la agilidad, el dinamismo y la solidaridad que están mostrando los órganos de gobierno de las empresas es un empuje hacia el futuro. Necesitamos que todos, gobierno, políticos, empresas, trabajadores y sociedad en general rememos en la misma dirección, con fuerza y con el rumbo claro.

LA GESTIÓN DE CRISIS CON DILIGENT

Recientemente Diligent ha creado un nuevo concepto, el gobierno corporativo moderno. Se puede definir como la práctica de dotar a los dirigentes de las empresas con la tecnología, los datos y los procesos necesarios para impulsar el buen gobierno corporativo y la gestión de crisis y riesgos. Solicite una demostración para descubrir cómo las herramientas que ofrece Diligent a los órganos de gobierno corporativo pueden ayudarle a prevenir crisis y a gestionarlas.

BLOGS DESTACADOS