Consejo de Administración

La comisión de auditoría y su papel de control de auditoría interna

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aprobó en 2017 una Guía técnica sobre comisiones de auditoría de entidades de interés público. Este manual ofrece 79 recomendaciones dirigidas a reforzar y equilibrar el funcionamiento de este órgano de gobierno. El objetivo de esta guía sobre el control de auditoría interna es favorecer aspectos concretos, como la responsabilidad de los consejeros y el diálogo, tanto con el auditor de cuentas como con el auditor interno y la dirección.

En España, el marco normativo sobre buenas prácticas para las comisiones de auditoría ha evolucionado en los últimos años. Así, en el tiempo presente, estas comisiones aumentan sus funciones y responsabilidades, siendo fundamentales para proporcionar la mejor información financiera y no financiera, así como actuar como mediadores entre usuarios y grupos de interés.

Orientación sobre el funcionamiento de la comisión de control de auditoría interna

La nueva guía orienta sobre el funcionamiento de la comisión de control de auditoría interna con 79 recomendaciones que la CNMV tendrá en cuenta en su posterior labor de supervisión.

La primera parte desarrolla 7 principios bursátiles básicos, que deben inspirar a las comisiones en el desempeño de sus funciones de control de auditoría interna. Dichos principios básicos son:

  • Responsabilidad
  • Escepticismo o actitud crítica
  • Diálogo constructivo, mediante el que se promueve que los miembros de la comisión de control de auditoría interna se expresen con libertad para enriquecer el análisis
  • Capacidad de análisis suficiente, con potestad de utilización de expertos, cuando sea necesario

La segunda parte contiene otras 72 recomendaciones, marcadas como buenas prácticas y que se deben tener en cuenta en la puesta en marcha de sus tareas. Estas buenas prácticas tratan sobre temas como:

Descubra los productos Diligent que pueden ayudar a su Consejo de Administración a mejorar sus prácticas de gobierno corporativo y a incentivar la comunicación entre los miembros del Consejo y las diferentes comisiones. Si quiere descubrir más en una reunión personalizada que se ajuste a sus necesidades, solicite una demostración aquí.

El principio de proporcionalidad

La aplicación está abierta a cierta flexibilidad en su aplicación, en virtud del principio de proporcionalidad. Es decir, la aplicación depende de las características, escala y complejidad de la entidad, así como del volumen de negocio y el sector en el que opere.

Entre las principales novedades que integra la nueva guía para el control de auditoría interna, una de las más importantes es la del uso del Marco Internacional para la Práctica Profesional de la Auditoría Interna del Instituto de Auditores Internos. Este punto implementa un marco metodológico de referencia en el desarrollo de las auditorías internas y dota el proceso de un marco legal y jurídico único.

En este sentido, los miembros de la comisión de control de auditoría interna, en especial su presidente, deberán contar con experiencia y conocimientos en materia de contabilidad, auditoría e incluso gestión de riesgos.

Por este motivo, es conveniente definir criterios para el nombramiento de nuevos miembros, de forma que se pueda crear una comisión con la máxima independencia.

Las comisiones y su reglamento propio

Además, todas las comisiones deben contar con un reglamento propio, que favorezca la independencia del órgano. A este respecto, la guía establece unos mínimos sobre los que crear dicho reglamento y recomienda que este sea publicado en la página web de la entidad.

La guía resalta la importancia de que las auditorías evalúen el sistema de control y gestión de riesgos y su funcionamiento. Además, se incluye como novedad que esta labor se realice a través de la recepción de informes periódicos de la dirección sobre el funcionamiento de los sistemas establecidos y las conclusiones alcanzadas.

También, establece un marco de relaciones entre el auditor interno y el externo para la supervisión de la información financiera.

En definitiva, la guía técnica recomienda que, durante las tareas de control de auditoría interna, se evalúe el desempeño de la eficacia de su funcionamiento de forma autónoma y que reporten los resultados de la evaluación al Consejo de Administración. A este efecto, deberán pedir opinión al resto de consejeros y, si lo consideran apropiado, a consultores externos.

 

Si le ha interesado este artículo, puede que le interese también este otro artículo sobre la agenda de 2019 de la Comisión de Auditoría. Asegúrese de que ya ha cubierto todos los aspectos principales que debía tener en cuenta en 2019.

BLOGS DESTACADOS