Consejo de Administración

La importancia del Consejo de Administración de una empresa familiar

Cuando una empresa familiar empieza a crecer, necesita un órgano de gobierno que asegure la definición de unas estrategias de acción. Este órgano será responsable de establecer estrategias a medio y largo plazo y también de supervisión y mejora periódica. Por tanto, el Consejo de Administración de una empresa familiar se asegurará de gestionar los riesgos y cubrir las necesidades e intereses de todos los familiares, tanto de los que son gestores como de los propietarios y de los que no forman parte del día a día de la empresa.

A no ser que una empresa se vea obligada por la Ley a crearlo, tomar la decisión de poner en marcha el Consejo de Administración de una empresa nunca es sencillo, dado que hacerlo, significa tener que compartir el poder y delegar, algo beneficioso en cualquier caso.

¿Cuándo se debe constituir el Consejo de Administración de una empresa?

El crecimiento de una compañía y la incorporación en puestos de responsabilidad de personas ajenas a la familia son dos factores clave para la introducción de un Consejo de Administración en una empresa, sobre todo, cuando los sistemas y la gestión se complican y se expande.

En pocas palabras, el Consejo de Administración de una empresa se deberá constituir cuando la misma haya crecido y se haya convertido en un ente complejo. Por ejemplo, cuando los miembros no gestores sientan que sus intereses están siendo subordinados a los de los miembros gestores. Aquí vemos cómo la ecuación propietario/gestor se transforma y se hace compleja, por lo que requiere nuevos sistemas formales para la gestión.

La empresa familiar debe asegurar su supervivencia generación tras generación, por lo que necesita dotarse de un gobierno corporativo que atienda simultáneamente la buena marcha del negocio y la armonía familiar. Por tanto, el Consejo de Administración debe adecuarse a ciertos aspectos, como:

  • La generación
  • El tamaño de la empresa
  • El tamaño de la familia y sus relaciones interpersonales

DILIGENT Y EL GOBIERNO CORPORATIVO

Una vez constituido su Consejo de Administración, debería buscar herramientas para garantizar la eficacia de los procesos de gestión del gobierno corporativo. Diligent cuenta con varias soluciones que le ayudarán a agilizar los procesos y garantizar la documentación que se comparte en las reuniones del Consejo. Solicite una demostración para descubrir dichas herramientas.

¿Quiénes tienen que formar parte del Consejo de Administración de una empresa familiar?

El Consejo de Administración de una empresa familiar debe representar los intereses de los accionistas y asegurar el cumplimiento de los requisitos legales vigentes. Además, en este caso, se suma otra responsabilidad importante: debe entender la visión, la misión y los valores de la familia.

En este sentido, deben formar parte del Consejo de Administración asesores externos, directivos no familiares y consejeros externos independientes.

Todos, junto a los Consejeros familiares, han de proporcionar información y juicio crítico al propietario y supervisar las acciones directivas. También, deben ser un apoyo a las decisiones de los propietarios y evitar presiones del entorno familiar.

Desafíos y funciones de estos Consejos de Administración familiares

Los Consejos de Administración de las empresas familiares se enfrentan a diferentes retos. El primero es el de definir los valores de la empresa, que deberán permanecer alineados con los de la familia y que se revisarán cada cierto tiempo.

A este respecto, el Consejo de Administración de una empresa familiar debe ser capaz de reconocer la cultura de la familia, sus valores, sus tradiciones y su historia, así como detectar si esa dinámica familiar afecta al negocio de alguna manera y tomar las medidas oportunas para solucionarlo. También deberá velar por los intereses de todos los propietarios, sin perder de vista la empresa.

Otra de las funciones de este órgano de gobierno es equilibrar las obligaciones de la empresa con las necesidades de los accionistas y las expectativas de la familia. Serán responsables de evitar objetivos que puedan comprometer el crecimiento de la empresa o que esta se convierta en una fuente de trabajo para todos los familiares.

El Consejo, como ya hemos explicado, será el responsable de velar por el cumplimiento de los requisitos legales. También, guiará al director general y al equipo directivo a largo plazo, dado que poseerá, como es natural en estos casos, una visión más amplia de la situación de la empresa y, por eso, deberá ayudar al equipo directivo a identificar las oportunidades de futuro.

Otra función del Consejo será la de contratar, evaluar y despedir (si fuera necesario) al director general. Además, evaluará el desempeño del máximo directivo de la empresa y lo guiará para mejorar continuamente en sus funciones. Por último, se encargará de definir un sistema de remuneración para el primer ejecutivo.

En definitiva, el momento en el que se hace necesaria la existencia de un Consejo de Administración de una empresa está ligado con el tamaño y crecimiento de la misma. Constituirlo implica delegar y la entrada de personal ajeno a la familia, pero esencial para el futuro del negocio, valores familiares incluidos.

LIBRO BLANCO

Descubra en nuestro libro blanco cuáles son las prácticas de los mejores consejos de administración del mundo. Si estás a punto de constituir un Consejo, será muy útil para evitar errores. Descargue la guía aquí.

BLOGS DESTACADOS