Ciberseguridad

¿Cómo evitar los diferentes tipos de ataque cibernético que puede sufrir una empresa y su Consejo de Administración?

Hasta hace unos años, nada daba más miedo que el robo de datos. Sin embargo, esos tiempos han quedado atrás y ahora, junto con los avances tecnológicos, también han avanzado los tipos de ataques cibernéticos. Los ataques cibernéticos constituyen una nueva amenaza para nuestras compañías. Es un peligro que acecha a individuos, a compañías, a gobiernos y a sociedades. Dejamos toda nuestra información en la red y, por eso, es tan importante cuidar de ella.

Aquí le contamos cómo y de qué riesgos cuidar a su compañía, y le ayudaremos a prevenir los 5 tipos de ataques cibernéticos más comunes que afrontan las empresas. Si es director informático, esto le interesa:

1. Robo de datos

Está bien que ya no sea el único de los tipos de ataque cibernéticos de los que tiene que protegerse, pero no deja de ser de los principales. El robo de datos es, por supuesto, una de nuestras mayores preocupaciones.

Y si cree que quizá no vaya a sucederle a usted, piénselo de nuevo. Su compañía TIENE que estar preparada para afrontar este riesgo.

Analiza cuál es la información más importante de su compañía: estados financieros, listas de proveedores, estrategias o propiedad intelectual, y cerciórese de que controla quién tiene acceso a ella. Una vez que tenga bajo control este punto, cree una barrera especial para asegurar las fuentes de acceso y la seguridad de éstas. Es un trabajo que debe de realizarse a diario, no lo descuide.

Descubra en esta guía los motivos por los que el correo electrónico, u otras herramientas de comunicación, no deberían usarse para compartir detalles o debatir decisiones del Consejo de Adminsitración.

2. Denegación del servicio

Puede pasar que un día entremos a nuestros ordenadores y ninguno de nuestros sistemas funcione. La denegación del servicio es uno de los ataques más utilizados en la actualidad y también de los más temidos. Su manejo es “sencillo” pues no tiene que entrar a nuestros sistemas, solo necesita bloquearlos y dejar a nuestras compañías sin margen de maniobra.

Por eso, los expertos recomiendan contratar un servidor de absoluta confianza y fiabilidad para que no haya posibilidad de colapso del sistema y que nunca se nos vaya abajo. Fíjese bien en qué manos pone su información para que ésta no corra peligro.

3. Phishing

La conocida y temida historia del robo de identidad es lo que ahora llamamos phishing. Este mecanismo se basa en diversas técnicas de suplantación de identidad para obtener información de las víctimas. Contraseñas, cuentas bancarias, datos de seguridad bancaria, etc. Un Black Mirror completamente real que puede afectar muchísimo a nuestras compañías. Incluso existen casos en que se suplanta la identidad de un proveedor para conseguir los datos que le interesan al hacker.

Asegúrese (y procure que sus colaboradores también lo hacen) de cuidar la información que proporcionan. Dónde la digita, si la página es segura y si el servidor es confiable. Nunca revele nada a desconocidos por teléfono. Asimismo, bloquee websites con servidores peligrosos.

Es un trabajo de todos. Que un hacker acceda al ordenador de su contable o de uno de los gerentes es un riesgo a evitar todos los días.

4. El soborno y los rescates

Uno de los nuevos ataques favoritos es el soborno por rescate. En la actualidad, los hackers se infiltran en un sistema e instalan un código que bloquea los sistemas y consiguen que el negocio se detenga. Puede ser un ataque DoS o el cifrado de datos de la empresa.

Una vez que la página se cae, los atacantes notifican a la empresa víctima de este tipo de ataque cibernético, y les comunican que le devolverán el control del sistema, siempre y cuando, se acepte un soborno que puede ascender a 3.000 y hasta los 5.000 euros. Puede que el primer monto no sea excesivo, pero si los piratas informáticos repiten el soborno más veces, estamos hablando de un riesgo que puede salirle caro.

Un buen director informático, un servidor fuerte y un equipo informático capacitado para dar respuesta inmediata cuando se encienden las alarmas es un muy buen cubre espaldas.

5. Servidor zombie

Millones de ordenadores en todo el mundo están, en este momento, actuando como “zombies” o “bots” de los hackers. Desde ellas, lanzan otros ataques, alojan información robada y apoyan sus actividades ilegales, sin que lo sepamos. Un atacante puede estar usando los sistemas de nuestra empresa sin que nosotros siquiera lo sepamos, y así crean riesgos de reputación o de seguridad para el sistema.

Una manera de prevenir dicho ataque es realizar gestiones de control y monitoreo.

Protegernos hasta en las nubes

Los expertos en ciberseguridad aseguran que los ataques no se detendrán. El cibercrimen es algo cada vez más común y tendremos que enfrentarnos habitualmente a él. Ni siquiera las nubes son ya del todo seguras, pues los expertos señalan que son el próximo blanco de los hackers mundiales. Por eso, debemos estar preparados.

Como os mencionábamos en el blog anterior, prevenir es mucho mejor que lamentar. Contar con un equipo preventivo adecuado, actualizado y pendiente, nos puede salvar de muchos apuros. La prevención no es un gasto, es una salvaguarda. Por eso, hay que protegerse porque en la actualidad pocas cosas son más importantes que la información que manejamos.

Descubra más sobre Diligent Boards, solicite una demostración hoy mismo y le presentaremos todas sus funciones y demostraremos que nuestros productos están programados y creados para proteger los datos más sensibles de su empresa. 

BLOGS DESTACADOS