Consejo de Administración

Las 3 claves del liderazgo empresarial

El liderazgo empresarial es la clave del buen funcionamiento de cualquier compañía. Se trata de la capacidad de lograr que un grupo de personas alcancen un objetivo común, bajo una misma filosofía de trabajo. Aunque algunas personas son líderes natos, cualquiera puede serlo si se esfuerza.

En este sentido, los buenos líderes pueden definirse de muchas maneras. Esto es, como personas muy disciplinadas, carismáticas, talentosas, creativas, que poseen una formación muy elevada… Ante el amplio abanico de posibilidades o de definiciones, en Diligent, nos centramos en las claves básicas para el liderazgo empresarial.

Capacidad de resolución de problemas, aptitud fundamental del liderazgo empresarial

Como adelantaba el titular de este artículo, son 3 las capacidades, que en Diligent consideramos básicas, del liderazgo empresarial.

La primera hace referencia a la resolución de problemas. De hecho, el carácter resolutivo es uno de los valores más apreciados por las empresas, dado que, se enfrentan, día a día, a diferentes retos o crisis, tanto sociales como económicas.

Para salir indemnes o, al menos, triunfantes, de estos incidentes, un buen líder debe ser capaz de mantener la mente fría, tomar las riendas, marcar el trabajo de cada miembro del equipo y revisar que las complicaciones se solucionan.

HERRAMIENTAS PARA TOMAR DECISIONES ESTRATÉGICAS Y RESOLVER PROBLEMAS

Para poder tomar decisiones estratégicas y resolver problemas, los líderes necesitan recabar y revisar toda la información relevante. Por ello, en Diligent hemos desarrollado herramientas para poner al alcance de los líderes la información que requieran en cualquier momento y desde cualquier lugar. Descubra más sobre la variedad de productos Diligent aquí.

Liderazgo empresarial y la capacidad estratégica y de gestión de equipos

Directamente relacionada con la aptitud anterior, se encuentra aquella que responde a un pensamiento estratégico y analítico.

De hecho, disponer de liderazgo empresarial pasa por ser capaz, siempre, de ir más allá de lo meramente táctico.

Por consiguiente, los equipos son los que deben tener pensamientos y disposiciones tácticas, de forma que sean capaces de accionar las tácticas necesarias para llegar a cumplir con los objetivos estratégicos marcados por el líder empresarial.

Por este motivo, los líderes deben ser capaces de delegar en su equipo y gestionarlo de forma adecuada para asegurar que se alcanzan las metas empresariales adecuadas.

La inteligencia emocional, pieza esencial del liderazgo empresarial

Resulta de vital importancia que las personas dotadas de liderazgo empresarial sean entusiastas o, mejor dicho, capaces de motivar a su equipo y centrarse en la felicidad y en el desarrollo profesional del mismo.

Como consecuencia, los líderes necesitan habilidades emocionales básicas, como la empatía, la asertividad y la capacidad de apoyar a su equipo cuando este lo requiera. Además, liderar también incluye la detección y retención del talento.

De hecho, retener el talento está directamente relacionado con mantener viva la llama de la motivación, así como en ayudar a la formación de las personas talentosas y asegurar su desarrollo profesional en la empresa.

Asimismo, como gestor de equipos humanos, el líder empresarial tiene la obligación de disponer de ciertas competencias organizativas. Solo de esta forma podrá distribuir el trabajo de la forma más efectiva, para mejorar la productividad de la compañía.

Al ser asertivo, el líder empresarial empleará la disciplina siempre que sea necesario para mantener el alto estándar de rendimiento, aunque siempre sin sobrepasar los límites.

En definitiva, y a modo de conclusión, contar con profesionales dotados o formados en liderazgo empresarial garantiza que el rendimiento de la plantilla no solo no disminuya, sino que se vea incrementado.

Para ello, los líderes empresariales deben empezar por trabajar en ellos mismos, dado que la principal motivación es mostrarse motivado. En consecuencia, el líder debe mostrar una actitud entusiasta y optimista que será clave para el desarrollo de las estrategias y para la mejora del clima empresarial.

GUÍA PARA FORMAR E INTEGRAR A LOS NUEVOS CONSEJEROS

Los miembros del Consejo también deben asegurarse de que los líderes que empiezan a formar parte de este, lo hacen con una buena formación. De este modo, desde el principio podrán dar su máximo rendimiento y se mantendrán motivados para realizar sus obligaciones. En Diligent hemos redactado una guía con algunas recomendaciones para diseñar una buena formación e integrar de manera adecuada a los nuevos consejeros. Descargue la guía aquí.

BLOGS DESTACADOS