Gobierno corporativo

Cuáles son los beneficios de la diversidad empresarial

Las pequeñas y grandes empresas, igual que la sociedad, se enriquecen con la diversidad empresarial. De hecho, la variedad de enfoques, prácticas y experiencias proporcionan grandes beneficios que mejoran la estructura de las organizaciones. Sin ir más lejos, un negocio que sabe gestionar e introducir la diversidad en su seno, cosecha todas las ventajas asociadas a la inclusividad en los negocios.

Según un estudio sobre Gestión Global de la Diversidad realizado por la Fundación Diversidad, más de la mitad de las empresas españolas ya tienen en cuenta la gestión de la diversidad. Para muchas, es una actividad prioritaria, ya que la diversidad empresarial es un motor fundamental que conviene aplicar a los negocios.

Llegar a más segmentos de la población, objetivo logrado con la diversidad empresarial

De un tiempo a esta parte, las empresas han comprendido que la diversidad empresarial es un valor añadido para grupos sociales excluidos, como los inmigrantes, los mayores de 45 años o las personas que sufren algún tipo de discapacidad.

Además, como consecuencia, una plantilla más diversa permite a las compañías alcanzar segmentos más amplios de población. A un paso de iniciar la tercera década del siglo XXI, ninguna empresa puede permitirse perder el talento de las personas que pertenecen a estos colectivos.

Equipos más productivos y comprometidos con la empresa

Otro de los grandes beneficios de la diversidad empresarial es que mejora el ambiente laboral. La razón reside en que la variedad social aporta novedosos y distintos puntos de vista (esto enriquece los procesos creativos y funciona como un factor de innovación valiosísimo), dispara el compromiso del personal con la empresa y, por tanto, eleva la productividad. De esta manera, los objetivos marcados se alcanzan de forma más eficiente.

La diversidad empresarial también fomenta la superación de las dificultades a las que se enfrentan los equipos de trabajo. Esto ayuda a fortalecer los valores de la empresa, ya que las personas se sienten más comprometidas con el proyecto.

De hecho, las empresas que apuestan por la diversidad suelen tener unos valores y una cultura empresarial muy potente, lo que se traduce en la fidelidad de sus trabajadores.

La empatía emerge en las plantillas donde existen diversidad empresarial

La diversidad también refleja una realidad social, la globalización y la internacionalización, ofreciendo una imagen abierta al mundo. Relacionado con ello, en la diversidad, los equipos trabajan más cohesionados y aprenden a gestionar y respetar las diferencias. Gracias a ello, el ambiente se vuelve mucho más optimista, lo que repercute en importantes mejoras en los índices de productividad.

Por supuesto, la diversidad empresarial favorece que la imagen de la empresa resulte favorable. En este sentido, una empresa diversa ofrece una imagen de tolerancia, donde no existe la discriminación, algo que incrementa la buena reputación y que, además, se convierte en una pieza a valorar para los clientes, de cara a comprar sus productos o servicios.

La sociedad, más que nunca, observa a las grandes compañías y exige comportamientos ejemplares. Quieren que las empresas sean modernas y se adapten a los tiempos que corren.

Al hilo de la imagen que crea la diversidad empresarial en la sociedad, esta también fomenta la diferenciación y la singularidad. En un momento en el que es esencial la diferenciación y la especialización, potenciar la singularidad le beneficiará a muchos niveles.

Además, gracias a esta diferenciación, será capaz de fidelizar a los clientes que se sientan más identificados con las políticas de diversidad, ya que se sentirán más comprendidos y mejor atendidos.

En definitiva y a modo de conclusión, los beneficios de la diversidad empresarial son muchos, empezando por el respeto y la inclusión, y terminando por mejoras internas como una mayor efectividad y beneficios en la productividad. Una buena gestión de la productividad resultará fundamental para cualquier compañía. Al fin y al cabo, la gestión de las personas es el recurso más importante de cualquier organización.

INTEGRACIÓN Y FORMACIÓN

A parte de asegurar una buena diversidad empresarial, se debe asegurar que se forma a los empleados para que se sientan apoyados en los primeros meses de trabajo. Lo mismo sucede con los consejeros. Lea en esta guía algunas recomendaciones para integrar y formar a los consejeros.

BLOGS DESTACADOS