Consejo de Administración

Los retos que ocupan las agendas de los Consejos en 2021

El año 2020 será siempre recordado como el año en que la pandemia nos cogió por sorpresa. Nadie podía esperar que un virus desconocido fuera a paralizar el mundo por completo durante meses. Las compañías tuvieron que reaccionar de forma inmediata y poner en marcha planes de gestión de crisis para afrontar una situación sin precedentes. Ahora, un año después, muchos de los efectos causados siguen vigentes, el entorno ha cambiado, en algunos aspectos de forma casi irreversible, y los Consejos de administración están listos para afrontar los nuevos retos que plantea el 2021.

En algunos casos, son asuntos que ya estaban en la agenda de forma incipiente, muchos de ellos se han acelerado como consecuencia de la crisis, otros se han visto afectados por un contexto de mayor incertidumbre donde la competitividad y la disrupción son constantes y cada día más intimidantes. Pero todas tienen algo en común, van a ocupar una parte muy significativa de las agendas de los Consejos de Administración y salen en todas las encuestas que se hacen cada año a consejeros de todo el mundo.

Los temas más repetidos en las agendas de los Consejos

Por su impacto y su novedad, empezamos con los efectos del COVID en el negocio y la adaptación a un nuevo entorno post pandemia. Claramente todas las compañías han tenido que revisar su estrategia, en un primer momento para hacer frente a la crisis y preservar sus activos y a sus empleados, y después para adaptar su negocio a un entorno de mayor incertidumbre y nuevos comportamientos. Se han tomado decisiones que afectan a las cadenas de valor, a las políticas retributivas, a las prioridades de inversión o los canales de distribución. Decisiones todas ellas que tienen que ser seguidas de cerca desde el Consejo de administración.

Los criterios ESG (Environment, Social, Governance) han intensificado su presencia en las reuniones del Consejo después de la pandemia. La integración en la estrategia de la empresa de asuntos tan significativos como el impacto medioambiental, el cuidado de los empleados, los derechos humanos y temas de buen gobierno corporativo como la diversidad y la inclusión, debe ocupar cada vez más espacio en la agenda. Lo mismo sucede con la definición del propósito, los valores y la cultura corporativa. Aunque se ha avanzado mucho, todavía queda camino por recorrer y que realmente pasen a formar parte del ADN de las compañías, de ahí que vaya a tener un lugar destacado en las agendas de los consejos.

Las políticas de remuneración han sido revisadas en gran parte de las compañías. Hemos visto como consejeros delegados y comités de dirección renunciaban a sus variables e incluso reducían sus salarios, para acompasar el efecto económico de la crisis. Se están haciendo dos tipos de replanteamientos: por una parte temporales, buscando la coherencia con el impacto que el COVID ha podido ocasionar financieramente, como por ejemplo la anulación de distribución de dividendos; por otro lado permanentes, para alinear las retribuciones variables a los objetivos a largo plazo. Las expectativas de inversores y proxy advisors en ambos sentidos han sido uno de los factores que han promovido las revisiones.

Unido a esto, existe una preocupación generalizada por la atracción y retención de talento, que se hace todavía más crítica en este contexto. Desde la Comisión de Nombramientos y Retribuciones se prestará una atención especial a temas como nuevas medidas laborales, alcance del teletrabajo, acciones encaminadas a la motivación y el compromiso de los empleados o la formación en nuevas capacidades. En este nuevo entorno, juega un papel clave la gestión de la productividad y el bienestar de los trabajadores.

El riesgo de ciberataques ya estaba presente en la mente de los consejeros, y se acentúa a medida que los ataques se hacen más sofisticados e inesperados. Una buena estrategia de ciberseguridad se hace imprescindible y ello implica una asignación de recursos suficientes, con perfiles adecuados, que tengan voz en el comité de dirección y consejo de administración, con auditorías periódicas y seguimiento de incidencias. Se trata de proteger las operaciones de la compañía, pero también algo cada vez más valioso: los datos.  La gobernanza de todos los datos que maneja una empresa se ha vuelto un aspecto crítico, que debe estar convenientemente asegurado y protegido.

La digitalización, que ya formaba parte de nuestras vidas, ha dado un salto cualitativo como consecuencia de la pandemia. Todos los procesos se han acelerado y la tecnología ha posibilitado la continuidad de las operaciones, nuevos canales de venta y comunicación, la estabilidad en el puesto de trabajo desde casa y un sinfín de oportunidades que nos ofrece de crecimiento y eficiencia. Desde el Consejo es crucial entender el impacto que puede llegar a tener, preservar las inversiones necesarias y establecer la formación necesaria para todos los empleados, incluido el propio Consejo.

Tenemos por delante un año de oportunidades, donde seguiremos conviviendo con una situación complicada por la pandemia y la crisis económica. Resulta imprescindible asegurar que se incluyan en las agendas de los consejos, se debatan y se decidan todos los temas que influyen en la estrategia, en la ejecución de esa estrategia y en el cumplimiento de todas las garantías necesarias. Son muchos los temas y de gran calado, plenamente integrados en la estrategia y siempre con una mirada y compromiso a largo plazo. ¡El Consejo de Administración tiene la palabra!

Si todavía no ha digitalizado su Consejo, le animamos a descubrir en este libro blanco las numerosas ventajas de la transformación digital Consejo de Administración de la mano de los clientes de Diligent.

BLOGS DESTACADOS