Uncategorized

Perspectivas globales: Vulnerabilidad, incertidumbre, complejidad

En un mundo en constante movimiento, ¿cómo perciben el entorno comercial los miembros de juntas directivas de distintos países e industrias?

Diligent recientemente invitó a un grupo de miembros de juntas directivas a una exclusiva serie de paneles de discusión. Los temas incluyeron reflexiones acerca de asuntos políticos, económicos y culturales. Mientras muchos de los panelistas expresaron preocupaciones específicas respecto a sus regiones, muchos manifestaron su preocupación compartida acerca de la vulnerabilidad, la incertidumbre y la complejidad del mundo de hoy.

Lo que universalmente se considera fundamental es en qué medida están abiertas las organizaciones a escuchar distintos puntos de vista y cómo podrían emplear ese conocimiento de forma estratégica.

Estos son algunos aspectos destacados:

La cambiante economía mundial

China está experimentando una transformación en sus inversiones. De acuerdo con McKinsey & Company, a más tardar en el 2022, más del 75 % de los consumidores urbanos de China ganarán aproximadamente entre 9.000 y 34.000 dólares al año, en una nación en la que el salario promedio actualmente ronda los 4.000 dólares. Los panelistas enfatizaron que China necesita seguir reformando su economía para poder seguir creando prosperidad.

Irán, por su parte, es visto como un mercado emergente cuyo potencial no ha sido aprovechado. Con la firma de sanciones más flexibles por parte de Estados Unidos, Irán está preparado para el crecimiento económico. Sin embargo, las empresas extranjeras, en especial los bancos, aún enfrentan dificultades cuando se trata de ingresar a ese mercado. La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos recientemente emitió directrices que establecen que los bancos no estadounidenses pueden efectuar transacciones en dólares con Irán siempre y cuando dichas transacciones no se realicen a través de instituciones en Estados Unidos, informó Reuters. En general, los panelistas compartieron perspectivas positivas sobre el crecimiento a futuro en esta región, pero también expresaron algo de incertidumbre.

Panorama político

En Rusia, el presidente Vladimir Putin, con el propósito de aferrarse al poder, le saca provecho al sentimiento que tiene su nación de haber perdido prestigio en la escena mundial. No obstante, cuando se trata de las relaciones globales con Occidente, existe preocupación de que la fortaleza de Putin precipite un deslizamiento de vuelta hacia de la Guerra Fría.

Los miembros del panel expresaron su interés en ver si China seguirá jugando su “carta nacionalista” con el fin de ejercer una mayor supremacía regional, y cómo lo hará.

En cuanto a las preocupaciones por el tema de la seguridad, es decir, el terrorismo, algunos sostuvieron que no es posible detener a ISIS, puesto que el terrorismo simplemente reaparecerá en cualquier otro lugar con un nombre distinto. Otros abogaron por una inyección masiva de fondos para reducir la expansión del terrorismo en países vulnerables. Las economías estables podrían contribuir a detener el temor que crea el terrorismo en la economía y la cultura.

El horizonte a futuro

Entre los riesgos que podrían enfrentar las juntas directivas de las empresas, según nuestros panelistas, se encuentran los siguientes:

  • Riesgos tipo cisne negro: Lo inimaginable toma por sorpresa a una organización. Podría ser un ataque terrorista en el mundo físico o un ataque cibernético.
  • Riesgos tipo elefante negro: Un problema actual que algunos pueden conocer, pero sobre el que nadie menciona nada hasta que es demasiado tarde.

¿Cómo se preparan las juntas directivas para estos riesgos e incertidumbres a futuro? Las siguientes son algunas tácticas estratégicas:

  • Convertirse en un arca: Prepararse para un desastre inminente y soportar las futuras tormentas económicas y políticas. Resistir los cambios hasta que regrese la normalidad.
  • Convertirse en un tiburón: Tener un movimiento perpetuo a través del cambio y la búsqueda de oportunidades. No se trata de devorar a otras empresas, sino de mantener una actitud de autoconservación empleando tácticas agresivas.
  • Convertirse en una ballena: Sobrevivir a través de una adquisición o una fusión. Procurar combinarse con una organización más grande que pueda ser potencialmente menos vulnerable ante los riesgos.

 

BLOGS DESTACADOS