Uncategorized

Cómo renovar una junta directiva, segunda parte: Qué habilidades y liderazgo buscar

“La efectividad de la junta directiva depende de manera esencial de su composición”, informa la firma global de búsqueda de ejecutivos Spencer Stuart, y es cierto que: Contar con la combinación correcta de directores, que dispongan de toda una serie de habilidades que satisfaga las necesidades únicas de su empresa, es esencial para el éxito de la junta directiva.

Debido al hallazgo de PricewaterhouseCoopers que indica que el 35 % de los directores cree que debería reemplazarse a alguien de su junta directiva, es importante que las empresas estén preparadas para la renovación de sus juntas directivas. Una vez que entienda por qué y cuándo tomar acciones (enlace a la Primera parte), la atención pasa pasa a centrarse en el reclutamiento. Para mejorar y energizar una junta directiva, una empresa debe saber exactamente qué habilidades buscar en los futuros directores.

Identifique las habilidades que más necesita

En 2015, la National Association of Corporate Directors (Asociación nacional de directores corporativos), abordó el tema de la renovación de las juntas directivas en una entrevista en video con dos expertos: Robert Hallagan, vicepresidente y director general de los servicios de liderazgo de la junta directiva de Korn Ferry, y Steven R. Walker, asesor general, secretario y director de los servicios de asesoría de la junta directiva de NACD. La mentalidad y las tendencias corporativas que revelaron no han perdido relevancia alguna.

“Las juntas directivas deberían ser un activo estratégico y una fuente de ventaja competitiva a largo plazo”, dijo Hallagan en la entrevista. Dedicar “una increíble cantidad de tiempo a pensar en los retos de los siguientes cinco a diez años”, dijo, e identificar lo que debe mejorar la empresa antes de preguntar a cada miembro actual de la junta directiva “qué conjunto de habilidades y competencias agregará el valor más alto”.

Según Walker, las juntas directivas tienen que ser “extremadamente hábiles” y anticipar las posibles perturbaciones corporativas de tres a cinco años en el futuro. Esto permite que los negocios determinen las habilidades necesarias para enfrentar los retos a futuro.

Diversificar la experiencia en la junta directiva

Descubrir las habilidades de las que actualmente carece su junta directiva no siempre es fácil, pero existen herramientas que pueden ayudarle. Por su parte, Spencer Stuart utiliza una matriz de habilidades: un esquema de las habilidades, perspectivas y exigencias demográficas que desea la empresa. Una matriz de este tipo permite a las empresas prever su junta directiva óptima, así como la experiencia que se debe desarrollar.

La firma de planificación organizacional y desarrollo del liderazgo, Armstrong McGuire, recomienda una matriz similar de composición y reclutamiento. Además de las habilidades de los miembros, esto también puede abarcar criterios más amplios, como el capital intelectual de la junta directiva.

Cuando se trata de las habilidades específicas que deberían priorizar las empresas, la diversificación es clave. Cada habilidad tiene sus ventajas y se puede aplicar de modo estratégico para sustentar el crecimiento de la corporación. La experiencia en mercadotecnia y comunicación, asegura Armstrong McGuire, puede ayudar a que una empresa desarrolle un plan de mercadotecnia o una mejor conexión con los medios de difusión locales con fines publicitarios. La experiencia financiera, por su parte, puede sustentar las decisiones presupuestarias y las prácticas financieras. “La experiencia en recaudación de fondos también es clave”, escribe un miembro de Armstrong McGuire, “ya que cada miembro de la junta directiva debería hacer una contribución a la campaña anual de la junta directiva y tener capacidad de reunir fondos o abrir puertas para el financiamiento”.

Trascender las habilidades básicas

En un análisis de negocios familiares, la revista Harvard Business Review señaló que el éxito de una junta directiva a largo plazo no solo depende de las habilidades básicas, sino también de los valores compartidos y de la capacidad de un director de adaptarse a la cultura corporativa. Para el estudio, un becario con funciones ejecutivas de la Harvard Business School se asoció con dos expertos en negocios familiares mundiales para evaluar 50 firmas familiares líderes y descubrir las mejores prácticas.

“Cuando revisamos las transcripciones de nuestras entrevistas, nos dimos cuenta de que había una coincidencia del 95 % en el lenguaje que todos los miembros familiares y los ejecutivos no familiares de la firma emplearon para describir sus valores corporativos: respeto, integridad, calidad, humildad, pasión, modestia y ambición”, observa el estudio. “Los miembros familiares nos dijeron que cuando evaluaban a los candidatos a ejecutivo sénior, lo primero que consideraban era la adaptación a la cultura”.

Otra cualidad que busca Hallagan en los miembros de junta directiva nuevos es la capacidad de mantener “sus egos a raya”. Get On Board Australia, que se enfoca en el desarrollo y la educación de directores, está de acuerdo en que esto es importante y escribe: “los mejores directores dejan sus egos fuera de la sala de la junta directiva y actúan verdaderamente por el interés de la organización y no por el propio”.

A la hora de reclutar un nuevo presidente para la junta directiva, las empresas deberían buscar una combinación de experiencia y destreza para el liderazgo. Habilidades de buen oyente, aptitud para leer dinámicas grupales y capacidad tanto de retar como de asesorar a su junta directiva han sido todas identificadas por la publicación británica Management Today como características vitales.

Si la composición de la junta directiva es directamente responsable de la efectividad de la junta directiva, entonces es factible pensar que las habilidades de los directores, y saber cuáles de ellos son los mejores para su junta directiva, llevarán a su empresa muy lejos.

BLOGS DESTACADOS