La comunicación entre la junta directiva y administración: vital para el buen gobierno

Acerca del Libro Blanco

Conocer cómo opera la compañía en todos los niveles es muy complicado. Cuando la administración percibe que la junta directiva no entiende la dinámica del negocio, los problemas aparecen. Si el directorio se enfoca en la estrategia, riesgos corporativos y relación con socios e inversionistas, la administración responde a una agenda de corto plazo: operación, ganancias, flujo de efectivo, competencia, etc.

Una buena forma de comprender la realidad de la empresa consiste en obligar a la junta directiva a cursar programas de inducción, visitar plantas e instalaciones comerciales, interactuar con colaboradores y dominar los procesos sustantivos de la organización.

La base de la comunicación es el diálogo. La iniciativa es responsabilidad del presidente del directorio, quien puede propiciarla mediante espacios de integración e interacción entre la junta directiva y la administración, sin limitarse a las sesiones formales de los órganos de gobierno. Un espacio distendido en el que se toquen temas de actualidad y desarrollo humano.

¿Qué necesita un buen director? En este artículo se enumeran las principales cualidades que harán de un miembro del directorio, el puente ideal para unir administración y junta directiva.